Selection de la langue : FR | ES | IT
Para el Nagual Luis Ansa, nuestro Amigo

Luis Ansa"Mi encuentro con Luis ANSA cambió mi vida."

Así podrían decirlo miles de personas en Europa, pasando por los Estados Unidos, México, Argentina y África.


Jamás, en todo caso, Luis Ansa dejó indiferentes a todos aquellos que lo frecuentaron, ya sea a través de sus primeros libros sobre el sufismo, o aquellos más conocidos que cuentan un pedazo de su vida en el seno de los chamanes: "Las siete plumas del águila" "El secreto del águila" y aquellos surgidos de su experiencia directa al lado de los naguales "La noche de los chamanes" y "El misterio del Nagual".


Pintor, experto en laca, profesor de la escuela del Louvre, escritor, conferencista, Luis Ansa siembra durante muchos años en el corazón de todo aquel que encuentra, una amistad profunda para aquel que sabe recibirla. Una Amistad sin rodeos, franca, entera, fuerte y tierna a la vez, a la imagen de lo que él es.


Creador de la Vía del Sentir, la propone a nuestra vieja Europa acostumbrada a pensar, abriéndole así a miles de personas las puertas de lo viviente.


Como maestro, instruye, informa nuestros cerebros enfermos de ignorancia sobre lo que es la naturaleza de nuestra situación humana, a quien dedica su vida ofreciendo esa miel rara, extraída del corazón de la especia dada por aquellos que son todo amor.


Lo que él devuelve, por encima de todo, a nuestra pobre humanidad pensante y solamente pensante, es el cuerpo. "La sensación del cuerpo, una emoción que contiene el Sentir" que Luis Ansa explora como un artesano. Un descubridor de lo que existe dentro de la materia, escondido a nuestros ojos: La Sensación del cuerpo, el alma del mundo, el Espíritu del cuerpo como el lo llama, y el mundo soberano contenido dentro de la materia.


Convive entonces con los grandes Maestros sufis como Rumi, con los grandes
Maestros de la mística cristiana: las mujeres beguinas en particular con Marguerite Porete, el maestro Eckhart: "Que tu Dios surja de tu substancia".


Que ya sea al lado de los sufis Naqsband, o al lado de los maestros de maestros, en maestro de chamanes: los Naguales, (títulos que no le interesan), Luis Ansa obra durante su vida entera para restaurar la parte noble del ser humano, liberándolo de la sola versión filosófica, religiosa y sicológica, dentro de la cual estamos encerrados.


En particular abre a la mujer, por primera vez en este planeta, un camino real de conocimiento, apoyándose en su fuerte deseo y en la profunda necesidad humana de darle la posibilidad a lo femenino de nacer en este mundo y de sostener su propia palabra en el corazón de une vía de conocimiento. Otorga a la mujer occidental la misteriosa rueda de la mujer tolteca.


La vía del sentir, toca de esta manera numerosas mujeres y numerosos hombres deseosos de obrar en ellos por otra humanidad.


Creando la vía del sentir, surgida de la experimentación directa con el Cuerpo, Luis Ansa nos propone, a nosotros occidentales "bien pensantes" una terapia profunda, la del Sentir, reduciendo de esta manera considerablemente la presión del mental que nos vuelve locos, locos de razón.


En el corazón de la materia orgánica, Luis Ansa no cesa de invitarnos a reunirnos con el mundo de la memoria, un mundo de experiencia y no de saber, un mundo sensible situado fuera del mental.

Devolviéndole al cuerpo su sitio, sin por esto negar el mental, Luis Ansa no cesa de exhortarnos a nacer por segunda vez en pleno corazón de la vida del cuerpo y no solamente en aquella del espíritu.


"Si la carne fue causa del espíritu, es una maravilla; pero si el espíritu fue causa del cuerpo, es una maravilla dentro de las maravillas. Pero yo me maravillo de esto: como esta grande riqueza habitó esta pobreza." Jesús, evangelio según Tomàs.

Hoy, Luis Ansa se fué de esta tierra, que viva en paz. Dios lo guarde.

Luis Ansa obra en otra parte, al lado de los suyos como de Omar Ali Sha, en mundos muy cercanos, tan cercanos de nosotros como el lo suele decir.


El Nagual no desaparece nunca, vuela como un águila en el cielo, nos encuentra a la vuelta de un camino, de una idea, baila con la lluvia, habla con el viento...


Infinita Gratitud a él y profunda ternura a nuestro Amigo Luis Ansa.